Todas quieren ser modelo

Hace poco fui invitada por una famosa Revista de mi país para escoger a diferentes modelos en un casting masivo, se necesitaban modelos para pasarelas, editoriales, activaciones y muchísimo más. Con toda sinceridad, no me esperaba que la audiencia fuera tan concurrida, desde tan temprano.

Las chicas asistieron con entusiasmo y verdaderas ganas de vivir la experiencia de esta gran audición, con el sueño de llegar posiblemente a conquistar hasta una portada de la famosa revista.

Llegaron mujeres de todo el país y de todo tipo: bajitas con rostros hermosos, delgadas, negras, blancas, con o sin vitíligo, estudiantes, profesionales, y hasta las que ese día del casting se atrevieron a utilizar por primera vez los tacones, también llegaron señoras arriba de los 42 años con o sin hijos con un deseo de perseguir ese sueño de juventud,  modelando al lado de jovencitas de hasta 13 años que asistieron entusiasmadísimas de la mano de su madre y abuela, porque hasta para ellas había oportunidad,  y que decir de las famosas “curvys” que literalmente llenaron el estudio de una energía poderosa, defendiendo a capa y espada sus curvas, y como dato curioso en la hoja descriptiva señalaban en la línea de ¿cuál es su peso? Ellas apuntaron “Soy Gordis” , me sacaron el ¡Waooo!, mujeres sin ningún complejo que definitivamente había que voltearlas a ver.

Durante las seis horas de casting me pregunte varias veces,  ¿qué es lo que te mueve a despertarte en la mañana de un sábado, ponerte tus tacones, y asistir a un casting de modelos?

La respuesta fue aclarándose poco a poco, la misma palabra lo dice: “MODELO”, ser modelo es demostrar que la versión de tu persona tiene todo el derecho de ser un ejemplo de admiración siendo la modelo de tu propia historia.  Estás mujeres estaban orgullosas en su propia piel, y sólo deseaban, aunque sea por un día, coquetear con su belleza bajo el lente de un gran fotógrafo, con las brochas de los mejores maquillistas, el estilismo de los mejores profesionales, para ver luego su rostro quizás en la portada de miles de impresiones de una gran revista distribuida nacionalmente, y tal vez,  montarse en sus tacones y caminar sobre una gran pasarella demostrando su seguridad de ser mujer.

La carrera de modelo es un sueño que quizás todas las mujeres en algún momento de nuestras vidas hemos querido ser, algunas lo han logrado otras no.

Pero ya más mujeres no tienen miedo a los estereotipos, y ahora con tanta tecnología de filtros maquillajes reconstructores, y maravillosos estilistas, lo único que un gran Revista necesita es un poco de Gran Actitud.

Marisela Moreno – AUTÉNTICA CLUB.

Nota: Gracias a Revista Mujer por invitación

Anyoli Abrego, Directora de Revista Mujer Mará Fernanda Robaína y Yo

Casting Revista Mujer